La autoescuela es el lugar donde se imparten los conocimientos necesarios para que los aspirantes a obtener el carnet se conviertan en conductores.La autoescuela es el lugar donde se imparten los conocimientos necesarios para que los aspirantes a obtener el carnet se conviertan en conductores.

Desde ARAE ponemos a disposición de los ciudadanos información relevante para facilitar la elección de autoescuela, buscando potenciar una formación que redunde en la mejora de la seguridad vial.

 La seguridad vial, no hay que olvidarlo, es una cuestión social de primer orden.

Unos pequeños consejos antes de iniciar este viaje formativo:

  1. Las ofertas fantásticas no existen, o no son reales. Evita sustos innecesarios.
  2. Existen diferentes opciones de financiación del permiso, no dudes en preguntar por ellas.
  3. Visita varias autoescuelas antes de tomar tú decisión, si estás con dudas.
  4. Presta atención a las experiencias de personas cercanas con la escuela que te recomiendan. Algunos detalles marcan la diferencia.
  5. Tienes siempre la opción de cambiar de autoescuela, mediante un cambio de expediente sencillo y económico.
¿QUÉ LE DEBES PEDIR A TU AUTOESCUELA?

Una formación de calidad que te permita adquirir los conocimientos necesarios para enfrentarte a los retos de la circulación con seguridad. El principal objetivo de la formación debe ser preparar buenos conductores.

De esta manera, los aspirantes al permiso de conducción, una vez superado el examen,  circularéis de forma segura, eficiente y responsable.

Para ello es necesaria una formación integral, tanto teórica como práctica, que englobe, al menos:

  • Concienciación y seguridad vial.
  • Autoevaluación de aptitudes y comportamientos.
  • Conocimiento de las normas y señales de circulación.
  • Manejo del vehículo.
  • Circulación por vías abiertas al tráfico general.
ANTES DE LA FORMACIÓN

La escuela debe facilitar presencialmente, o a través de la página web si la tuviera, o si lo considera oportuno vía telefónica, la siguiente información:

  • Horarios de formación.
  • Tarifas y lo que incluyen: matrícula, curso académico, tramitación,..(son algunos conceptos)
  • Programa de enseñanza: conocer en qué va a consistir la formación que se va a recibir. Si es presencial, on line,…..(hay gran diferencia)
  • Contrato de enseñanza: conocimiento de derechos y obligaciones que se asumen por el alumno y por la escuela. Conócelo de antemano para poder leer detenidamente todas las cláusulas, así como exigir una copia del mismo una vez firmado.
  • Asesoramiento sobre el tipo de vehículo necesario para conducir con cada clase de permiso.
  • Duración de las clases prácticas. Normalmente son de 1 hora, aunque pueden ser de menor o mayor duración.
FORMACIÓN TEÓRICA

Una correcta formación teórica repercutirá en la formación práctica y, por lo tanto, en una conducción más segura.

Es importante asistir a las clases teóricas presenciales u on-line, donde deberías tratar, al menos, los siguientes contenidos en las horas de formación. La formación presencial ofrece grandes ventajas que conviene que aproveches.

  • La importancia de la seguridad vial y la concienciación.
  • Documentación.
  • Normas de circulación y alumbrado.
  • Señalización.
  • Velocidad.
  • Conducción preventiva y eficiente.
  • Maniobras.
  • Mecánica y mantenimiento del vehículo.
  • Seguridad activa y pasiva.
  • Comportamiento en caso de accidente

Los horarios de las clases teóricas tienen que estar expuestos en lugar visible, y en ese horario ha de estar disponible un profesor que las imparta, haya más alumnos o no. Debes tener a tu disposición un calendario con las clases teóricas a las que puedas asistir, junto con el tema que se tratará en dicha clase. Los centros deberán contar con materiales didácticos para el profesor y los alumnos para la impartición de las clases, valorando:

  • La disposición de materiales propios adaptados al profesor y a los contenidos que se van a explicar.
  • El uso de nuevas tecnologías, en la medida en que faciliten la formación.

El profesor debe promover la participación activa del alumno en clase, no limitarse a la explicación teórica y seguir su evolución para orientarle. Como alumno debes asistir a estas clases para aprender y plantearte los test como una herramienta de autoevaluación. Por eso, lo adecuado es realizarlos una vez que has recibido la formación.

FORMACIÓN PRÁCTICA

Antes de ir a examen debes comprobar si estás preparado. Confía en el profesor para tomar la decisión.

La autoescuela debe facilitarte la programación de las clases prácticas, es decir, qué contenidos se van a dar durante la formación y con qué objetivo.

Cada alumno tiene su nivel previo y ritmo de aprendizaje. Ninguna persona es igual como bien sabes, y no valen las comparaciones.  El profesor debe valorar en cada caso la formación necesaria.

Desde ARAE recomendamos una duración mínima de las clases prácticas de 60 minutos. Y que se realicen en todo tipo de vías, y circunstancias de tráfico, para enfrentarte a las diferentes dificultades posibles.

Es necesario que las autoescuelas ofrezcan un profesor bien formado, actualizado y con la empatía necesaria para adaptarse a las necesidades de cada alumno. Es importante que se te pueda asignar otro en caso necesario.

El profesor debe seguir tu evolución y orientarte en la formación, haciéndote partícipe de tu proceso de aprendizaje.

DESPUÉS DEL EXAMEN

En caso de suspender, pregunta a tu profesor en qué has fallado y cómo mejorarlo. El funcionario examinador se lo habrá notificado. Es importante que las clases que se impartan para el nuevo examen se orienten, fundamentalmente, a las carencias manifestadas en el mismo. Las demoras en citaciones a examen ocasionan retrasos para la presentación del alumno, y en estos plazos no debes abandonar la formación.

Y recuerda que tras este pequeño esfuerzo, serás titular de un permiso de conducción, que es para toda la vida. Que te reportará grandes posibilidades personales y laborales, y que tendrás que cuidar tu comportamiento y conducta, en las vías y con el resto de usuarios de las mismas, para preservar el mismo.

Desarrollar actitudes y comportamientos viales seguros, es objetivo de todos, recordando siempre que la seguridad vial es una cuestión social de primer orden.

Menú

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar